7 oct. 2009

Chocolate

Érase una vez que se era, que a base de ser contada se hizo realidad. Y así fue como en aquel día de verano el sol brillaba en lo más alto del cielo y la pequeña tableta de chocolate sentía pánico al saber que su vida se iba a terminar pronto, no había muerte más humillante para una tableta que morir deshecha a base del calor.

Entonces la tableta pensaba en la vida tan terrible que había llevado sin nunca haber sabido el significado de la amistad.
Cuando ya casi estaba desintegrada una mariposa se posó sobre ella.



Así descubrió que morir de amistad, es la muerte más dulce del mundo. Dulce como el chocolate.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diga melón!