25 nov. 2009

25 de noviembre


Dicen que cuando estás contento llegas a alcanzar el placer máximo y que todo lo que ocurra a tu alrededor te da absolutamente igual. Ves todo bonito y no le encuentras pegas a nada, ríes, cantas, saltas... Lo cierto es que estar contento, ser feliz, es una sensación muy placentera que todos queremos alcanzar. Pero... ¿cómo puedes estar contento sabiendo que sabe Dios cuántas mujeres mueren cada semana asesinadas por su propio novio, amante o marido? Digo sabe Dios cuántas porque es una cifra que no consigo contar con los dedos de mi mano. Claro, lo vemos muchas veces en el telediario "Tal muere asesinada por Cual a puñetazos en su vivienda" y nos suena tan sumamente lejano... Pero al fin y al cabo, tampoco es tal lejano. Ese Tal puede ser tu vecina, tu amiga, puedes ser tú misma.

No sé, hoy en tutoría hemos visto unos vídeos que aunque en un principio pareciesen graciosos... empezaron a perder la gracia ya hace tiempo. Si es horrible con actores y actrices, si impacta detrás de las cámaras... no me puedo imaginar lo que puede llegar a ser en realidad.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diga melón!